En una nueva reunión de trabajo, la Comisión de Relaciones Internacionales, MERCOSUR y Comercio Exterior recibió a representantes de la comunidad armenia que reside en Córdoba quienes expusieron su posición ante el conflicto armado que atraviesan Armenia y Azerbaiyán, en disputa por el territorio de Nagorno Karabaj (término ruso), también conocido por armenios como República de Artsaj.

La reunión fue presidida por el legislador Carlos Alesandri y contó con la participación de Lilian Balian, presidenta de la Comunidad Armenia de Córdoba y Juan Pablo Simonian, presidente de la Asociación Cultural Armenia de Córdoba. También estuvieron presentes Ariel Vartanian quien preside la Unión General Armenia de Beneficencia y el reverendo padre Harutiun Sepanian, de la Iglesia Apostólica Armenia y miembro del COMIPAZ.

El titular de la Asociación Cultural tuvo a su cargo una breve reseña histórica que permitió contextualizar los hechos que anteceden al ataque iniciado por Azerbaiyán, un país de mayoría musulmana y que cuenta con el apoyo de Turquía, contra Nagorno Karabaj, estado independiente, mediterráneo, poblado y gobernado en su mayoría por armenios, de menor poderío económico que su enemigo.

Este último punto “también se refleja en la capacidad y tamaño de sus ejércitos”, dijo Simonian, quien denuncio que el pueblo armenio tiene “escasos recursos para defenderse” del ataque azerbaiyano-turco contra objetivos civiles, que ya han dejado un saldo de más de 3.500 muertos.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad Armenia cordobesa reiteró el pedido  de “cese al fuego”, en cumplimiento del laudo arbitrado por las partes en 1994, así como respetar los “más de 4.000 años de patrimonio” que el pueblo armenio tiene en la región.

“La indiferencia de la comunidad internacional colabora con el atropello que lleva adelante Azerbaiyán”, dijo Balian y reconoció a la Provincia de Córdoba como un “ejemplo de inclusión de credos y colectividades” que se reflejan, por ejemplo, en la sanción de la Ley 9585 donde “la Legislatura reconoce el genocidio armenio”.

En este contexto, Lilian Balian solicitó a los miembros de la Comisión el acompañamiento en esta “cruzada por la vida y para vivir en paz de nuestros compatriotas armenios”, mientras que el padre Harutiun Sepanian celebró la elección del pueblo de Nagorno Karabaj de “vivir en paz y que su elección sea escuchada en Córdoba”.

Tanto el titular de la Comisión como los integrantes de la misma, expresaron su compromiso para visibilizar este conflicto armado ente Armenia y Azerbaiyán y estudiar la elaboración de un proyecto de resolución en tal sentido que pueda ser elevado a la Cancillería Argentina.